Alex-Guillen-fotografo-perfil

Consejos para la organización de una Boda. Cuándo y por cuánto.

por | Jul 30, 2021 | Bodas

Organización de una Boda.

Organizar una boda, no es una tarea sencilla. Es, muy probablemente, el día más importante de vuestras vidas, y será una fecha señalada para siempre, y deseáis con todas vuestras fuerzas que nada falle, y que todo esté a vuestro gusto. Es normal, no siempre se consigue, pero, ocurra lo que ocurra, será el día más feliz de vuestras vidas. La organización de la boda suele ser una carrera de fondo, y no de velocidad. Yo entiendo que, algo así, tan importante, es mejor hacerlo con mucho tiempo. El tiempo os dará enormes ventajas, la mejor de todas, la capacidad para reconducir situaciones inesperadas, o solucionar imprevistos. Las cosas hechas con prisa no suelen salir bien y, salvo que tengas mucha suerte, las agendas de proveedores suelen estar muy llenas, entre otros inconvenientes.

Yo me casé en 2016, y organicé mi boda desde un año y medio antes. Algunos proveedores nos llamaban “locos” por actuar con tantísima anticipación, pero nuestro carácter organizado, meticuloso y detallista, nos decía lo contrario. Nos casamos en la Iglesia de San Pedro Alcántara (Málaga), y celebramos nuestro banquete en Estepona (Málaga). En mi opinión, organizar la boda entre año y medio, y un año antes, estaría bien. Con más tiempo es posible que no puedas tomar algunas decisiones que necesitas para la organización, y con menos tiempo, es posible que no podáis solucionar contratiempos que os van a surgir, eso seguro, o que no podáis optar a algunos proveedores concretos y específicos con los que queráis contar.

Con todo esto, y basándome en mi experiencia personal, os daré algunos consejos y trucos que, al menos a nosotros, nos fueron tremendamente útiles.

Doble prioridad inicial: la fecha, y el presupuesto.

Hay dos decisiones iniciales y primordiales que deberéis tomar antes de empezar a organizar la boda, ya que son las que os servirán de base y de cimiento para la toma de las ‘miltrentaisiete’ decisiones que deberéis tomar hasta que llegue el día, y algunas de ellas incluso después, y son: elegir la fecha de boda, y tener una estimación del presupuesto que os vais a gastar.

La fecha.

Lo primero que tenéis que tener claro, clarísimo, es el ‘cuándo’ se celebrará la boda, ya que, sin la fecha, no podréis cerrar agenda con ningún proveedor. Normalmente, las fechas escogidas suelen ser en sábado, aunque cada vez más hay bodas celebradas en domingo, o en viernes. Algunos proveedores os harán ofertas muy suculentas por casaros en días distintos a ésos tres, pero no es lo habitual.

Decidir la fecha con antelación tiene pros y tiene contras. Los pros es que tendréis mucho tiempo para tomar decisiones, la mayoría de agendas de proveedores están totalmente disponibles, tenéis tiempo de reconducir situaciones si algo no sale como esperabais o surgen contratiempos, y los precios serán mejores ya que suelen hacer ofertas al cerrar contratos con proveedores con tanta anticipación. Los contras, al haber tanto tiempo, hay más tiempo para que surjan imprevistos, puede que surja algo por lo que tengáis que cambiar algo, y perdáis el dinero entregado en concepto de señal, o quizá, con tanto tiempo por delante para decidir, por tramos os sintáis cansados con tantos detalles y decisiones. Será una carrera larga.

Junto con la decisión de la fecha, colateralmente tendréis que decidir también la hora, básicamente si será una boda de día, o de noche. Es un detalle muy importante a la hora de dar el siguiente paso en la organización de vuestra boda.

A la hora de decidir nuestra fecha, lo tuvimos muy fácil, porque quisimos desde siempre la fecha en la que nos casamos, ya que ese día, de ese año, era exactamente nuestro aniversario de novios. Mismo día, mismo mes, exactamente 16 años después de ‘pedirle salir’ a mi novia, me casaría con ella. Y ese año caía en sábado. No había dudas de que ése, era el día.

El presupuesto.

Y la segunda prioridad, es el presupuesto. Es una fase muy inicial para tener un cálculo exacto, pero sí tendréis que tener una estimación, o un límite, ya que de ello dependerá por qué caminos comenzaréis a andar la senda de la organización de vuestra Boda, para entender qué sí, y qué no, está dentro de vuestro presupuesto. Tened en mente una cantidad total, y parceladla en grandes áreas: banquete, viaje, fotógrafo, ropa, detalles… aunque sea un simple boceto, os ayudará muchísimo a la hora de tomar decisiones futuras. Por el camino podréis modificar límites, conforme vayáis aprendiendo y viendo lo que es caro, y lo que es barato, pero tener una referencia, es fundamental para que cada paso no sea en falso, o para evitar poner demasiado dinero en un área, y luego quedaros apenas sin presupuesto para otras.

Y bien, con éstas dos decisiones fundamentales, hay vía libre, carretera y manta, kilómetros por delante para empezar a analizar, ver, visitar, leer… en cada una de las fases y etapas de la organización de vuestra boda. El camino será largo, a veces cansado, pero no por ello dejará de ser apasionante. Nosotros lo pasamos genial organizando nuestra boda, disfrutábamos de cada detalle, de cada decisión. Todo nos hacía una ilusión desproporcionada, y nos imaginábamos en cada lugar, cada momento, una vez llegara el día, y llegó. Y tal como llegó, pasó. Y aquí es donde aprovecharé para daros el último consejo de ésta entrada del blog: disfrutad de cada instante, cada decisión, cada visita. Emocionaros, llorad, abrazaros, saboread cada pasito que déis, hablad, contaros historias y sueños. No lo viváis con ansiedad, y todo confiado al día de la boda, porque cuando llega el día, no os podéis ni imaginar, de lo rápido que sucede todo. Cuando os vengáis a dar cuenta, todo habrá pasado ya, y pensaréis, ha sido bonito pero, ¿ya ha terminado todo?

No lo olvidéis chicxs, el día de vuestra boda, ya ha comenzado.